Translate, Traducetelo

dijous, 31 de desembre de 2015

2016 ES EL AÑO DEL MONO DE FUEGO

Como ya os he ido contando en estos años, en Japón se rigen por el zodiaco chino aproximadamente desde el año 604 cuando reinaba la Emperatriz Suiko y fue adoptado junto con todos los ritos budistas.



A diferencia del zodiaco occidental, los doce signos son de “mandato” anual, así que el signo de este año no se repetirá hasta dentro de doce años. Tampoco coincide, con el occidental, en los nombres puesto que el tradicional chino es representado por doce animales, animales que se cree fueron escogidos por Buda. Entre el viejo zodiaco chino y el japonés, solo hay una pequeña diferencia, en Japón se cambio al cerdo por el jabalí.

Así mismo, y a diferencia del occidental, al regirse por los ciclos lunares y los planetas Mercurio, Venus, Júpiter, Saturno y Marte, cada planeta marcará un elemento diferenciador a cada año, así el agua, el metal, la madera, la tierra y el fuego aportaran diferencia a los años con el mismo animal.

Como es de suponer, pues, todos los japoneses nacidos en el mismo año comparten signo de zodiaco, así que todos los nacidos en el 2016 lo serán bajo el signo del mono de fuego.




Según algunos astrólogos los nacidos en el año del mono son inteligentes y hábiles en los tratos financieros, ingeniosos y originales y muy ágiles en la resolución de problemas, pero también son egoístas, arrogantes y snob. El elemento fuego les dará mucha vitalidad y una gran fertilidad imaginativa. Parece ser que el mono de fuego es el más cualificado de todos los nacidos bajo el signo del mono.  Años del mono también lo fueron el 2004, 1992, 1980, 1968, 1956,…




Desde 1935 las nengajō que son las tarjetas para felicitar el Año Nuevo, recordad que en Japón no se celebra la Navidad por lo que no es corriente enviar “christmas”, son franqueadas con los sellos conmemorativos que correos emite con el animal representativo del año que empieza. 



Desde hace unos años se va creando una especie de historia curiosa con los matasellos, así en el del año 2015 se veía a la oveja luciendo la bufanda que estaba tejiendo en el anterior año de la oveja el 2003,


en el sello del 2016 se puede ver al mono del año 2004 que estaba tomando un baño caliente, en el mismo lugar pero esta vez muy bien acompañado de su pequeño hijo.



Normalmente las nengajō también llevaran impreso al mismo animal. Esta entrada esta ilustrada con algunas de las que en estos días se han enviado y recibido.




Si queréis leer más sobre la costumbre de enviar nengajō y del resto de preparativos y celebraciones del cambio de año, como la costumbre llamada Otoshidama que consiste en dar unos sobres,


a los que llaman Pochibukuro, con dinero para los niños así que comienza el año, aquí lo tenéis.  






Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada