Translate, Traducetelo

dilluns, 28 de desembre de 2015

OSHIBORI


La entrada de hoy es para un objeto tan sencillo como una pequeña toalla llamada OSHIBORI. Es esa toallita húmeda que ofrecen en los restaurantes japoneses, si habéis estado en alguno puede que las hayas usado.  


Cuando empecé a buscar información sobre ellas no imagine que para hallar su historia y el del porque de su uso, tuviera que remontarme a la época del  Shōgun Tokugawa Ieyasu (1543–1616), creo que va a ser interesante descubrir su origen. 

Primero un apunte lingüístico, la palabra oshibori viene de “shiboru” que significa exprimir. 



En la época del Shōgunato Tokugawa se habilitaros viejos caminos hasta convertirlos en las Gokaidō, cinco rutas que se iniciaban en la capital del shōgun, la antigua Edo (actual Tokio).


Todas ellas partían del puente Nihonbashi, convirtiéndose en el punto comercial más importante del país


y dos de ellas terminaban en la capital imperial por aquel entonces, Kioto.

Las gokaidō eran transitadas por todo tipo de viajeros, como por ejemplo los daimyō con sus samurai cumpliendo con la Sankin Kotai, que les obligaba a vivir a temporadas en Edo, las esposas y heredero de ese mismo daimyō, que la debían hacer en sentido contrario casi simultáneamente para seguir cumpliendo con la Sankin Kotai. También comerciantes y sacerdotes las solían transitar. 



Estas cinco rutas o vías fueron provistas de hasta 214 estaciones 



donde descansar, comer, pernoctar y comprar avituallamiento para el viaje, estaciones de correos y puntos de control de viajeros, así como lugares donde contratar porteadores para los “kago” o palanquines, donde viajaban los nobles, 



generalmente el trayecto se hacia a pie, solo las personas con muchos recursos económicos lo hacia a caballo o en palanquines.   

En alguna de las posadas o tabernas de estas rutas se les ocurrió ofrecer trozos de tela humedecidos a sus clientes como detalle de bienvenida




ya que por las largas jornadas por caminos de tierra y piedra, refrescarse y asearse antes de tomar alguna bebida o comida, era todo un lujo. Trozos de tela humedecidos con agua caliente en épocas de frío, además, debía ser muy reconfortante.



Desde esas posadas y tabernas, convertida ya en costumbre tradicional de gentileza, la humilde oshibori se puede encontrar actualmente desde restaurantes hasta salones de te.


Calientes en invierno


y frías en verano son ofrecidas a los clientes normalmente enrolladas y colocadas en algún tipo de bandeja.




Hay empresas especializadas en el lavado, desinfectado, doblado y precintado de las oshibori,


que son ofrecidas en sistema de alquiler a los restaurantes, izakayas, casas de te, etc…

Aquí tenéis un vídeo de este proceso.


En algunos locales hace tiempo se empezó a ofrecer oshibori desechables


pero últimamente con las población mas concienciada en el respeto al medio ambiente, se ha empezado a generalizar el uso de la oshibori propia que el usuario se trae de su propia casa en estos originales porta oshibori.




También hay que destacar que desde 1959 la compañía aérea  Japan Airlines las empezó a ofrecer a sus viajeros, costumbre que luego se extendió a otras compañías aéreas mundiales. 

Espero que os haya gusta la historia de la humilde y útil oshibori.




Puedes seguirme a diario en  FACEBOOK donde podrás encontrar bonitas fotos, curiosidades, haiku, recomendaciones, proverbios y arte tradicional, entre otras cosas.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada